Kharanaq


A 70 Kilómetros al norte de Yazd se encuentra esta magnífica ciudad fantasma ... El pueblo de Kharanaq está construido enteramente de adobe, tras sus muros sólo quedan calles vacías, el viento soplando por las oquedades de las ventanas y un paisaje árido que se entremezcla con campos de cultivo.
Kharanaq, está dividido en dos partes ... La Ciudad Vieja, que está desierta casi por completo, y la Ciudad Nueva, donde aún siguen viviendo unas 130 familias.

La Ciudad Antigua se construyó de adobe, ladrillos de barro cocidos al sol, y constituía una de las mayores colecciones de edificios de adobe de Irán. En otra época fue una próspera localidad dedicada a la agricultura, pero cuando se acabaron las reservas de agua sus habitantes se marcharon, dejando a la ciudad abandonada a su suerte.

En años más recientes, se construyó la Ciudad Nueva a 2 Km (1,4 millas) de la antigua, con agua y electricidad suministrados por el gobierno. Aparte de unos pocos ancianos que se negaron a abandonar sus antiguas casas y continúan viviendo entre las ruinas, el resto de los habitantes de la Ciudad Vieja se mudaron a la Ciudad Nueva.


Esta ciudad abandonada tiene un laberinto de callejuelas, túneles, pasadizos y estancias, junto con otros edificios más impresionantes, como una mezquita con su cimbreante minarete (de 15 metros de altura) y un antiguo caravanserai que hace siglos daba la bienvenida a mercaderes y peregrinos. Este edificio está fortificado y alberga establos para animales de carga, zonas de almacenaje y habitaciones en las que los viajeros de paso descansaban.



Hay también otra mezquita de cúpula azulada que destaca muchísimo sobre los colores terrosos de la ciudad y el paisaje que la rodean, un viejo castillo vinculado a los períodos históricos del Islam, antiguos acueductos construidos para irrigar los campos de los alrededores, y un viejo puente que aún se sigue utilizando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario